Make your own free website on Tripod.com

 

 EXPEDICIÓN A LA ISLA DE LA GRUTA DE LA VIRGEN

                      

                                

 

                                                         Vista Aérea de la Isla 

 

 

            Bitácora del capitán (más o menos ya que este cuaderno pasó por las manos de todos como puede 

            apreciarse): Después de días de búsqueda de Richard Hershem, el fotógrafo desaparecido, 

            supimos que murió devorado por una de las muchas fieras que moran en esta isla.

            Ahora nuestra misión es salir vivos de este infernal sitio.

 

                                 

Esta es la última foto de R. Hershem 

antes de partir hacia la isla

 

 

Claro que nuestros problemas empezaron apenas llegamos a la isla, estábamos tratando de armar el campamento cuando una gigantesca lechuza cayó del cielo y nos atacó tomándonos por sorpresa. 

Esta foto es de segundos antes de abatirla a disparos

                                                          

                                                         

Es como si todo aquí tuviera un tamaño desproporcionado, el mueciélago que está devorando esta mantis es del tamaño de una paloma grande:

 

 

 

            La siguiente foto es de antes que encontráramos los restos de Richard Hershem, esta enorme

            abeja nos impedía pasar:

 

 

 

 

 

Escalamos durante algunas horas para tener una mejor vista del terreno y nos encontramos con este pentaceratops. En realidad fué demasiado imprudente colocarse tan cerca de él. 

 

         

Dos fotos de lo que puede pasar si no se tiene cuidado: No habíamos visto a la leona que nos seguía hasta que se abalanzó sobre nosotros, apenas tuvimos unos segundos para escapar de ella.

                                                   

                A esta hidra ya nos la habíamos encontrado antes. Pudimos descubrir que es casi

               esclusivamente carnívora. Parece sentir predilección por los nativos de la isla.

 

               

 

El primer encuentro con un dilophosaurio. No sabemos quién (o qué) construyó la cerca pero fué de mucha ayuda para evitar que nos atacara.